LA MASACRE ANUAL DE DELFINES EN TAIJI (JAPON).

Buenos dias, queridos y queridas lugareños/as!!  Hoy os traigo un articulo que aunque no he escrito yo misma, me parece interesante por su valor divulgativo e informativo, porque muestra la crueldad de la que los seres humanos somos capaces con tal de llenarnos el bolsillo. Se que situaciones como esta, se suceden a lo largo y ancho del mundo casi a diario, pero creo que permanecer en la ignorancia solo provoca que barbaridades como esta perduren en el tiempo, pues la mayoria de nosotros al conocer este tipo de practicas, somos empaticos al sufrimiento de estos animales y sentimos repulsa hacia estos barbaricos procedimientos, asi al menos, espero que sea, y es por ello que,creo que , aun a riesgo de herir la sensibilidad de algunas personas, debemos saber que y como ocurre, pues es el primer paso hacia el cambio: la denuncia social.
Asi pues os dejo estas lineas que explican claramente la practica llevada en Japon, en la que miles de delfines son brutalmente asesinados, por el consumo de su carne, que por otro lado es toxica para el ser humano por sus alto indices de mercurio, y por el comercio de delfines en cautividad, en delfinarios, acuarios y sendos lugares similares.

EL ARTICULO SIGUIENTE PUEDE HERIR TU SENSIBILIDAD, AL IGUAL QUE LAS IMAGENES QUE SE EXPONEN A CONTINUACION.



Todos los años, entre octubre y abril, pescadores de Taiji (Japón) cazan 20.000 delfines y otros pequeños cetáceos de forma cruel, acorralándolos en una ensenada de baja profundidad para atraparlos. La escena de las aguas teñidas de rojo por la sangre de los cetáceos, que durante la captura resultan heridos mortalmente, es cada año una terrible realidad que los pescadores tratan de ocultar a la prensa y los observadores que se acercan al lugar.


¿Por qué cazan a los delfines?
Los objetivos de esta captura son dos: la producción cárnica y la caza de ejemplares vivos para cautiverio.
Para la producción cárnica los delfines son literalmente "acarreados" en camiones a mataderos cercanos donde mueren degollados y desangrados. La carne, rotulada como "carne de ballena", satisface el consumo de la población japonesa e internacional, donde tiene cada vez mayor demanda.
A menudo hieren deliberadamente a algunos de ellos para retener a los miembros de su familia, ya que los delfines no abandonan a un miembro de la familia que está sufriendo. Los pescadores proceden a estrechar las redes para cerrar las salidas a mar abierto. La mañana siguiente, comienza la matanza: los pescadores utilizan lanzas y garfios para apuñalar y desangrar a los animales que no tienen posibilidad de escapar. El mar se tiñe literalmente de sangre, imagen impresionante que ha despertado la ira de la comunidad internacional.

La mayorí­a de delfines son descuartizados y vendidos como comida, mientras que algunos se venden a delfinarios y parques acuáticos para realizar espectáculos, convirtiéndose estos en cómplices de esta matanza.

Esta cacerí­a anual, es la mayor matanza de delfines en todo el mundo y se perpetúa a causa de los esfuerzos por esconderlo a la mayorí­a de los japoneses.
Por su parte, la captura de ejemplares vivos (generalmente hembras jóvenes) para delfinarios y parques acuáticos (para sus programas de "Nadar con delfines") las condena a vivir hasta el último de sus dí­as confinadas en piscinas como "entretenimiento". La industria de los delfines en cautiverio nos muestra una imagen en que ellos se erigen como "salvadores" del destino de los delfines como plato principal. Eso no es verdad. Los delfines y otros pequeños cetáceos capturados para la cautividad representan un valor comercial mucho mayor para los pescadores japoneses que la venta de su carne para el consumo. La multibillonaria industria de los delfines para cautividad no está salvando a los delfines de la muerte. Están ayudando a mantener esta práctica cada vez que hacen de la pesca provechosa para los pescadores y la industria pesquera. Esto debe ser detenido.


¿Qué podemos hacer?
El gobierno japonés y los pescadores dicen que la caza de delfines es parte de la cultura japonesa. Pero en realidad, la mayorí­a de los japoneses no saben que la matanza de delfines existe. Diversos observadores de organizaciones (One Voice, Earth Island Institute y Elsa Nature Conservancy) han viajado a Taiji en reiteradas ocasiones para documentar y exponer la masacre de los delfines al resto de Japón y del mundo.

Debemos dar voz a los delfines e informar a la población mundial acerca de esta masacre. AnimaNaturalis ha realizado cada año diversas acciones de protesta en las principales ciudades de España y Latinoamérica y hemos logrado una repercusión mundial con el fin de aparecer en los medios de comunicación y que estos muestren las impactantes imágenes a la sociedad.
¡Tú también puedes ayudar!

FIRMA Y DIFUNDE ESTAS PETICIONES!!!!

http://www.avaaz.org/es/petition/DETENER_MATANZA_DE_DELFINES_EN_JAPON/?cDJBLdb

http://www.change.org/es-LA/peticiones/embajadores-de-jap%C3%B3n-en-am%C3%A9rica-latina-intercedan-para-que-termine-la-matanza-de-delfines-en-taiji-y-en-todo-jap%C3%B3n

Y TAMBIEN PUEDES.....

2 comentarios:

  1. Me dán mucha rabia estas cosas, con todos pero más con los delfines que son muy inteligentes y no deben entender este maltrato o mejor dicho asesinato sin razón y lo peor es que siguen igual porque se pasan las advertencia por el forro

    ResponderEliminar
  2. Tengo tantas cosas que decir que no puedo exponerlas, la indignación que siento por países supuestamente desarrollados pero sin escrúpulos de ninguna clase, que no respetan ni acatan lo que se les impone y es de justicia y que tengamos que ver cada año lo mismo.

    Y que cierto es esta frase de Gandhi.

    La grandeza de una nación y su progreso moral puede ser juzgado por la forma en que sus animales son tratados.

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. Siéntete libre de expresar tus opiniones , pero siempre desde el respeto y la tolerancia. Cualquier comentario fuera de lugar o sin sentido no será publicado. Adelante! Comenta y comparte!

 
Mi Lugar Blog Design by Ipietoon