CUENTO DE NAVIDAD: SEGUNDAS OPORTUNIDADES.

Bien, esta creo que sin duda será mi última entrada del año. Y como no podía ser de otra manera, he dejado este espacio para publicar mi cuento de Navidad, completando así el paso número tres del reto de Navidad.... En breve seguiré con el paso número cinco.... la foto de la cena de celebración.. Pero esto ya llegará. Ahora os dejo con esta publicación. Espero que os guste. Y Feliz Año a todos!!!



SEGUNDAS OPORTUNIDADES



Finos copos de nieve se deslizaban y se posaban unos sobre otros. Rodeado de nieve se encontraba, sintiendo tanto frío que sus dedos había dejado de notarlos hacia ya bastante tiempo, y le parecían ahora pequeños carámbanos congelados. Sus ropas ajadas no le servían de protección frente a las bajas temperaturas, y acurrucado en un rincón, luchaba por mantener el calor en el interior de su cuerpo, que pugnaba por escapar. Si no conseguía refugiarse en algún lugar cerrado, por la mañana lo encontrarían muerto, seguramente congelado como un gorrión. Había cambiado de sitio varias veces en las últimas horas y los transeúntes que iban arriba y abajo por la calle, enfundados hasta las orejas en sus calientes y gruesos abrigos , realizando las últimas compras de Navidad, ni siquiera reparaban en su presencia. Parecían considerarle parte del ornamento de la calle, un elemento más. Ninguna consideración. Nada.

De pronto, unos pequeños pies embutidos en unas botas, se detuvieron a su altura. No llegaba a imaginar qué o cúal , sería el motivo de tan extraño proceder. Puede que estuviera molestando y lo quisieran fueran de allí, del húmedo y estrecho portal  en dónde se hallaba sentado...

- No tiene frío?... Qué pregunta mas tonta.... ¡¡ Pues claro que tiene frío!!  Mírese... Esta congelado....- una voz dulce y suave parecía dirigirse directamente a él-.

Ëric levantó su mirada entornando los ojos hacia aquella voz, y le sorprendió lo que encontró. Una mujer joven y bonita, más joven que él mismo, que parecía mayor debido a su atuendo, la suciedad y las malas experiencias, le estaba mirando, esperando su respuesta.

- Señorita, si le molesto.....- empezó a decir-.
- No!!  Por favor, no es eso.....No tiene a dónde ir? Quizá un albergue? ¿Un comedor social?
- No. - le contestó Eric, sin dar más explicaciones-.
- Está bien.... Entiendo. - ella pareció pensar un momento y le dijo:- Tiene hambre? Vamos levántese y venga conmigo.. Comeremos algo. Conozco una cafetería cerca de aquí, dónde.... bueno, no nos impedirán la entrada... Conozco al dueño!!

Eric se quedó anonadado bajo la barba sucia que lucía, y bajo las capas de ropa mugrienta que vestían el cuerpo de un hombre maltrecho por la vida y sin suerte. En un primer momento, dudó si debía decirle que lo dejara morir en paz, pero un segundo después su instinto de supervivencia tomó el control y lentamente, empezó a levantarse para seguirla.

- Porqué...? ¿ Porqué hace esto?- quiso saber- Su voz brotaba ronca, más de lo habitual en él, a causa del frío, la humedad y el cansancio.
- Porque es Navidad... No voy a dejar que muera de frío en una noche como la de hoy..... Y no hay más que discutir!!  Sígame!!

Y con Eric siguiéndola de cerca, lentamente se dirigieron a la cercana cafetería.

                                                     ****

- Qué va a ser?- preguntó el camarero sin inflexiones en la voz-.
- Para mi un café con leche, y para .... ¿Cómo se llama?
- Eric, me llamo Eric... Boss- susurró él-.
- Bien , Sr. Boss.... qué le apetece tomar?

Eric, que trataba de recobrarse del frío en el caliente interior de la cafetería, no era ajeno a las miradas encontradas de algunos de los demás clientes.... Y se sintió fuera de lugar.

- Perdóneme señorita... Pero creo que yo no debería estar aquí... Le agradezco su intención , pero no creo necesario que se sienta obligada a soportar mi compañía.....
- Laura. Mi nombre es Laura.- dijo ella ofreciéndole su  blanca mano para que se la estrechara- Y nadie me obliga a nada. No se preocupe.... Pronto dejaran de mirarnos... Sólo ignórelos.
- Verá.... -dudó Eric- No sé que pretende con esto, pero no quiero ser su buena acción del día. Así que ... será mejor que me vaya por dónde he venido. 

Ella frunció el ceño , mostrando su desacuerdo y no dudó cuando habló.

- Por favor- le dijo- Siéntese y coma. Usted no es mi buena obra del día. Es alguien que necesita que lo ayuden, y eso es lo que pienso hacer. No puedo pasar de largo , ignorando su situación... Por favor.- y sin dudas continuó-: - Llámame tonta e ilusa, piense lo que quiera de mí, pero mi única intención es ayudarle. No soy insensible al sufrimiento y no puedo dejarle como estaba y dejar que se muera de frío.... Puede que no me crea, pero eso es todo....

Eric guardó silencio un momento, pensando en la información que la mujer acababa de ofrecerle. Estaba confuso y no podía creer que por una vez, la suerte le fuera propícia , y un alma caritativa, de entre todas las que circulaban por la calle, se hubiera detenido a ayudarle. Hacía mucho tiempo que había dejado de creer en la buena fe de la gente. Y le costaba creerlo. Vaya si le costaba! Se sentó de nuevo haciendo acopio de fuerzas y dijo:

- Cualquier cosa estará bien.... Gracias.

Laura miró al camarero, que seguía observando la escena sin decir ni una sola palabra y ordenó de nuevo. 

- Por favor, Jake, traenos el especial, pan con mantequilla y un batido para el señor Boss, y para mí , el café con leche estará bien..... Que sabor le gusta más?

- Elíjalo usted.... Cualquiera me vale.
- Que sea de chocolate entonces.... Seguro? - dijo mirándolo a él. Al ver que no respondía, dijo:- Sí, de chocolate. Es mi preferido. Espero que le guste. Están muy ricos. Es todo de momento, Jake.... Gracias.

Cuando el camarero  apareció un momento después con parte del pedido, Eric comenzó a comer con ansiedad, olvidando sus buenos modales, que en la calle le servían de bien poco y su vergüenza, que tampoco le era de mucha utilidad. Comieron en silencio y al cabo de otro tanto, llegó el especial a su mesa. En todo ese tiempo no  cruzaron ni una sola palabra. Laura se limitaba a dar pequeños sorbos de su café y a mirarlo sonriente, feliz al comprobar el apetito que Eric tenía... Ninguno de los dos , se acordó de las miradas extrañadas de los demás ocupantes del acogedor  café...

                                                               *****

Cuando hubo terminado de cenar, Eric se limpió la cara con la manga de su ajada chaqueta. 

-Perdón, es la costumbre. A veces olvido mis modales....- dijo a modo de disculpa-
-No se preocupe.. Lo entiendo.

Se quedaron mirándose el uno al otro por un instante sin saber qué decir.

- Le agradezco mucho lo que ha hecho por mí.- dijo Eric, rompiendo el silencio.
-No tiene nada que agradecer, de verdad. No entiendo como la gente puede pasar de largo ante una situación como la suya.... 
- No creería lo que la gente puede llegar a hacer y decir...- le rebatió él-.
- Lo sé. Debe ser muy duro vivir en la calle. Puedo preguntar...
- ... cómo llegué ahí?- acabó él-.
-Sí, si no le importa mi curiosidad.
-No me importa, pero es una historia demasiado larga.

Laura parecía observarlo con atención. Su barba oscura, sus sucias ropas, sus manos mugrientas enfundadas en un  par de guantes con los dedos cortados.. Era un mendigo, y parecía estar sopesando una decisión.

- Tiene a dónde ir?- le preguntó-
- No, si lo hubiera tenido no hubiera estado donde estaba... no le parece?
- Tiene razón, perdóneme.
- No hay nada que perdonar. Y por favor, no me trate de usted, llámeme por mi nombre, Eric. Me hace sentir mas viejo de lo que ya me siento.
- Está bien, Eric.- continuó- Esta noche puede quedarse en mi casa, mañana veremos que hacer.

Aquello lo sorprendió muchísimo, tanto que casi lo dejó sin habla.

- No tiene miedo de mí? De qué pueda....? Quiero decir, soy  un extraño- obviamente- Podría ser un psicópata y usted no tiene manera de saberlo. No debería meter extraños en su casa.... 
- No me hables de usted tampoco. Fuiste tú quién quiso que lo tuteara... Llámame Laura, y sí, sé lo que quieres decir y puede ser.... Pero estoy segura de que no me harás daño, así que creo que puedo confiar en tí. Espero no equivocarme. Ni siquiera querías quedarte....
- Pero, el que no quisiera quedarme no significa que sea de fiar... No sabes quien soy, ni a quién estás invitando a entrar en tu casa... - insistió Eric-
- No, que no quisieras quedarte no significa que pueda confiar en ti.... Pero ésta conversación , sí.

                                                            *******

Con la decisión tomada para bien o para mal, Laura seguida de Eric, se encaminó a su casa, apretada en su abrigo de paño negro y sumergida en su bufanda de lana, su gorrito y sus guantes suaves. Sabía que hacía lo correcto, pero también sabía que sería el blanco de murmuraciones que poco le importaban..... ¡¡Que diría su madre si lo supiera!!  No quería ni pensarlo.

                                                          ********

Veinte minutos más tarde y casi sin cruzar una palabra, llegaron a casa. Laura abrió la puerta y lo invitó a pasar dentro. Eric la siguió dubitativo, sin saber lo qué esperar. Hacía mucho tiempo que no pisaba el suelo de un verdadero hogar, aunque no fuese el suyo.  Una de las primeras cosas que vió fue un pequeño arbolito de Navidad, adornado con brillantes y alegres bolitas, doradas estrellas y rojas y pequeñas botas... Un símbolo de todo en cuánto él, ya no creía. 

- Bien...- empezó a decir Laura- Supongo que te gustaría asearte un poco..... Creo que tengo ropa de mi hermano que podrá servirte... Espera un momento, ahora vuelvo.

Y lo dejó allí, en medio del saloncito, incómodo y sin saber siquiera si sentarse, por miedo a ensuciar su precioso sofá o quedarse de pie. Optó por lo segundo. Al cabo de un momento, Laura apareció de nuevo con ropa en las manos y se la tendió para que la cogiera.

- Toma... Ésto es lo que tengo. No puedo ofrecerte nada más. Lo siento. Hay algo de ropa de Frank en el armario, pero no tengo zapatos, aunque no sé si los suyos te servirían.... -dudó- A veces se deja algo de ropa cuando viene a visitarme. No creo que le importe si te la presto.
- No te preocupes. No necesito nada más. Con esto es suficiente. Gracias- le agradeció Eric casi sin levantar la vista del suelo- Porqué? - soltó de pronto-.
-Porqué, qué?- quiso saber ella-
-Ya sabes, porqué lo haces?
-Ya te lo he dicho.... Es Navidad, y no creo que nadie merezca vivir en la calle y más con este frío  y esta nieve.... És lo menos que puedo hacer. No te preocupes.- y continuó hablando como si hablase para ella- La vida en la calle no debe ser fácil.... Y me parece que todos deberíamos hacer lo que podamos cuando vemos que alguien lo esta pasando mal. Mal no, peor. Dejémoslo, vale? Ya te he dicho que no tienes nada de qué preocuparte. Mañana hablaremos y veremos que podemos hacer. Mientras tanto, tómate una ducha y aséate. Luego nos iremos a dormir, que nos vendrá bien a los dos.

Y con una sonrisa le indicó dónde estaba el baño y lo dejó solo mientras ella hacía otro tanto en su habitación, y se ponía además a buscar una manta y una almohada para que su invitado sorpresa pasara la noche.

                                                          *********

Cuando se hubo duchado y aseado, Eric se sintió un hombre renovado. No se había afeitado, la barba le picaba pero se conformaba con la tremenda suerte que había tenido y aún no podía creerse... Sí, le daba vueltas a todo y era imposible creer que todavía quedara buena gente en el mundo y él hubiera tenido la fortuna de encontrarse con una de esas personas... Casi le parecía un milagro. Aunque hacía ya tiempo que no creía en los milagros.... Salió vestido ya, con una camiseta de algodón gris y unos pantalones de chándal azules, descalzo y con el pelo húmedo todavía, peinado hacia atrás. La cena y la ducha lo habían rejuvenecido. Volvía a tener treinta y cinco años, no cincuenta y cinco que solía aparentar. Era increíble lo que podía lograr un buen baño y tener el estómago lleno. En ése momento , Laura que parecía haberle oído, salió con una blanca almohada y una manta de cuadros que le tendió para que cogiera. 

- Bueno.. pareces otra persona, sin querer ofenderte- sonrió satisfecha- Puedes dormir en el sofá esta noche. 
- Gracias otra vez- Eric sonrió y cogió lo que le ofrecía- El sofá tiene pinta de ser muy cómodo. Mucho mejor que el suelo- volvió a sonreir con la mirada azul brillante y formándose pequeñas arruguitas alrededor de sus ojos-
- Vaya, vaya... Al fin sonríes. - Laura cruzó los brazos sobre su pecho- Me alegro mucho de saber que estás más tranquilo. Pensaba que no confiabas en mí.
- No es que no .... - suspiró-. La calle te vuelve desconfiado. Si no desconfías , no sobrevives. - Y continuó hablando un poco sorprendido- De todos modos, eres tú la que no debería confiar en un extraño... Ya te lo dije, puede ser peligroso.

Laura suspiró cansada y se dió media vuelta sin decir nada más. Y cuando parecía que iba a entrar de nuevo en la habitación, giró la cabeza balanceando su oscura cabellera y le dijo:

- No me preguntes porqué, pero sé que puedo confiar en tí. Sé que no me harás daño. Pareces buena persona. Una buena persona con mala suerte . Mañana hablaremos sobre lo qué podemos hacer y las opciones que tenemos. Ahora me voy a la cama- sus ojos oscuros brillaban con una sonrisa escondida. Estoy cansada. 
- Tenemos?- repitió Eric- Qué quieres decir con  "tenemos"?
- Esta noche has cenado, te has duchado, te has cambiado la ropa y tienes un sitio caliente donde dormir... Quieres volver a la calle mañana? No, creo que no, ¿verdad?

Eric no respondió. Sólo se quedó mirándola con ojos atentos y mirada agradecida.

- Eso creía yo..... Mañana. 

Y con ésto abrió la puerta del dormitorio y desapareció en el interior, dejándolo para que él también pudiera descansar .

                                                    *********

A la mañana siguiente, el sueño reparador sumado a la cena y a la ducha había obrado un verdadero milagro. Cuando Laura se encontró con Eric en el salón, esperándola sin saber qué hacer, se encontró con un hombre joven , aún  con barba, con el pelo oscuro alboratado de dormir, la mirada azul limpia y con un brillo de esperanza en los ojos , que había empezado a anidar en él, aún sin saberlo. Desayunaron casi en silencio, entre sonrisas escondidas, y cuando terminaron, conversaron acerca de la situación de Eric. Él no podía creer que hubiera comido dos veces en menos de diez horas..... Era sorprendente. 
Laura le ofreció la posibilidad de buscar un trabajo e incluso de prestarle algo de dinero para que pudiera vivir mientras  tanto, pero Eric se negó a aceptarlo. Estuvo de acuerdo en que sería  estupendo encontrar un empleo, pero no quiso aceptar el dinero . Frente a ésto, Laura le ofreció quedarse con ella unos días más, y se negó en rotundo a que Eric desechara también esa opción. Así que hablaron y hablaron, discutieron todo, y sin darse cuenta transcurrió media mañana, y Eric no tuvo más remedio que acabar aceptando la ayuda que Laura le ofrecía. Acordaron que empezarían por el empleo y luego buscarían un alojamiento que Eric pudiera pagar de su sueldo. Y así sin más, empezó la búsqueda de las segundas oportunidades.

                                                     **********

La vida fué extraña durante aquellos días. Habían transcurrido apenas tres semanas y Eric había conseguido un empleo de jardinero. Se le daban bien las plantas. Las cuidaba con esmero y mimo , y parecía entender las necesidades que cada una tenía. Le gustaba  su trabajo, y su sueldo, aunque no muy elevado, le permitía vivir sin apuro. Aquello sí podía llamarlo milagro. Había empezado a creer. A creer de nuevo, en la fé, en la suerte, en las buenas personas, Laura se lo había demostrado y también en el amor. Sí , en el amor. También Laura era la responsable de ello. En las últimas semanas, habían pasado de ser dos completos extraños, a mantener conversaciones cómplices y confiadas, entre miradas alegres y sonrisas iluminadas. No creía que ella sintiera lo mismo que él. Ni siquiera se planteaba la posibilidad. Pero no podía evitar lo que había empezado a sentir. Y no pensaba decírselo a ella. No. Era imposible. No quería asustarla y que pensase lo peor de él. Se merecia su respeto más que cualquier otra persona. Se lo guardaría para si mismo, y seguirían siendo buenos amigos. Porque después de lo que Laura había hecho por él, éso era lo que eran, buenos amigos. Nada más. Aunque se muriera de ganas de acariciar su pelo, aunque se muriera de ganas de abrazarla fuerte, aunque su pecho se expandiera, cada vez que ella entraba en una habitación... Aunque su ansiedad por besarla fuera tan grande, como la soledad que había dejado atrás. Porque ya no estaba solo. Ni muerto de hambre y de frío. Ahora la tenia a ella, de un modo u otro, sabía que podía contar con ella. Ella era su sol, su esperanza, su impulso. Ella, que se había parado frente a él, sucio mendigo del que todos se apartaban, y le había ofrecido su ayuda y su amistad, para encontrar un nuevo camino. Ella era su milagro de Navidad. Casi no podía creer en su suerte.

                                           ************

Laura no sabía cómo se seníia. Eric había conseguido un empleo y había llegado el momento de buscar un nuevo alojamiento. Pero ése era el problema. Qué no sabía si quería que Eric se fuera. Sí, parecía increíble y fuera de lugar.  Hasta hacía apenas tres semanas, era un desconocido, un mendigo de la calle, alguien a quién había ofrecido su ayuda. Había pasado de ser una acción solidaria, a un amigo, y de un amigo, a un compañero, en un instante tan rápido, que casi no se había ni dado cuenta. Hasta ahora. No sabía cómo, Eric había ido avanzando poco a poco, ganándose su confianza primero,  su respeto después, cuando le contó cómo había llegado a vivir en la calle, entre cartones y bolsas, y su cariño hacia él , había ido creciendo y creciendo, a lo largo de los días, hasta alcanzar cotas inimaginables para ella. Lo amaba, pero no iba a decírselo. No quería que pensara lo peor de ella. Que creyera que quería cobrarle el favor. Se sentia confusa, pero al mismo tiempo, no podía ignorar lo que sentia. Nunca se había sentido así. Eric era un hombre guapo, aunque la primera vez que lo vió, acurrucado en el portal, hubiera jurado que tenía veinte años más, de los que en realidad contaba. Ahora, con el paso de los días, su barba había desparecido, dejando tras ella, la imagen de un hombre joven, atractivo, de mirada azul y limpia, boca llena y labios sugerentes, y dispuesto a empezar de nuevo. Pero sin ella. Le dolía sólo pensarlo. Pensar el modo en que lo había conocido.... Las vueltas de la vida eran un pozo de sorpresas inesperadas. 

                                           *********

Y llegó el día de las despedidas. De momento, Eric iba a quedarse en una pensión bastante acogedora, aunque no tanto como el apartamenteo de Laura. Alli se sentía como en casa. Había sido su primer hogar después de vivir casi tres años en la calle, dando tumbos de un lugar a otro, sin trabajo y sin futuro. Hasta que la conoció a ella. Su milagro. Así es como la llamaba y como la llamaría siempre. 

Casi no llevaba equipaje. En una bolsa de deporte, había puesto sus escasas pertenencias, casi todas las cuales, incluyendo su futuro y sus nuevas esperanzas, se las había regalado ella. Ella. Su ángel. Su milagro de Navidad. 

- Bien- se acercó a Laura dubitativo.- No sé cómo agradecerte todo lo que has hecho por mí.... Siempre te estaré agradecido.
- No tienes que darme las gracias Eric. Ya lo sabes..... - susurró Laura. Lo hubiera hecho por cualquiera.

"Aunque sólo te quiero a ti"- pensó ella triste.

- Laura , yo.... - Eric se calló, a tiempo de guardar su secreto- 
- Qué?
- Yo... nada. Lo siento.- mirándola a los ojos y hablándole con la mirada, contando todo aquello que sus labios callaban-
- No hay nada que sentir. Espero que te vaya muy bien. Suerte!!- susurró, fingiendo una alegría que distaba mucho de sentir- Y espero que te acuerdes de llamarme, o venir  a visitarme... y contarme qué tal te va.... Y si necesitas algo , ya sabes donde encontrarme...

Él la miró agradecido, con tanto amor en su mirada que por un instante, a Laura se le calentó el corazón. Lentamente, se agachó hacia su cara y con lentitud, depositó un suave beso en su mejilla. "Cuídate"- le dijo al oído, como un soplo de aire. Y pasó por su lado, dirigiéndose hacia la puerta, con pasos decididos y firmes, aparentando una seguridad que no sentia, en busca de su camino.

Laura se dió la vuelta antes de que Eric alcanzara la puerta, y exclamó sin poder contenerse:

- Eric , quédate!!!- y lo miró asustada, anhelante, esperando su reacción. - Quédate... conmigo... si quieres....

Eric dejó caer la bolsa que sujetaba en la mano, y avanzó hacia Laura con esperanzas renovadas y el corazón expandido. Y sin pensarlo ni un minuto más, alcanzó sus labios invitadores y la besó con infinita ternura.... 
Había encontrado su camino. Ella era su camino. Su ángel. Su milagro de Navidad.


FIN.

CESTA TEJIDA HECHA DE PERIODICO.

Para ir terminando el año, os dejo este vídeo de una manualidad muy interesante y bonita. La particularidad es que, aunque he visto otras maneras de tejer el papel, esta me recuerda a como se teje el mimbre . Es bastante similar y el resultado es precioso, además se puede aplicar a otras fomas y tamaños. Espero que lo disfrutéis y no olvidéis que reciclar puede ser divertido, además de ser necesario para conservar la salud del planeta que nos aloja. Espero que os animéis.Es bastante fácil , rápido y con un buen resultado. 

























EN BUSCA DE UN HOGAR. CLAUDIA CARDOZO.


Autora: Claudia Cardozo
Editorial: Amazon, version Kindle
Año : 2012

Argumento:


Londres, 1890


Juliet Braxton es una joven de origen estadounidense que vive en la Inglaterra de fines de la Era Victoriana junto a una abuela de férreo carácter, un tío amable, pero poco apegado, y un primo, por quien siente un profundo afecto fraternal. Su mayor ambición es regresar al que considera su hogar, en donde vivió una feliz infancia. Sin embargo, pese a contar con medios propios para hacer realidad sus sueños, no cuenta con la aprobación de su familia. 

Robert, Conde Arlington, vive en la tranquilidad del campo con su madre, la condesa viuda, una mujer activa, generosa, y que muestra adoración por su hijo; lo único que Robert encuentra intolerable, es la constante intervención de su madre en su vida, intentando convencerlo de que se case lo antes posible a fin de que le dé nietos. A él esto no le hace ninguna gracia, y procura mantenerse alejado de cualquier tentación, pero un accidente pone en su camino a Juliet, que junto a su primo, le ayudan en un momento de necesidad. 

Desde entonces, por un motivo u otro, sus caminos parecen cruzarse una y otra vez, y pese a que él hace todo lo posible por ignorar lo que esta joven le inspira, no puede evitar sentirse atraído y buscar su compañía. Ella, por su parte, temerosa de los sentimientos que Robert le inspira, y obsesionada con la vuelta al país que considera su hogar, procura mantenerse alejada... pero el destino les tiene deparadas muchas sorpresas. 

Atracción, intrigas, ambición; pero, sobre todo el amor, son los pilares de esta novela.

Fuente: www.amazon.es



Opinion personal:



Juliet es una muchacha huerfana de padres , que vive con su abuela , una mujer irritante, ambiciosa y sin demasiados escrúpulos para encontrar un marido conveniente para Juliet. Juliet nació en América, lugar al que desea volver porque cree firmemente que allí se encuentra su felicidad y es el hogar de todos sus buenos recuerdos de infancia. 

Por un deseo del destino y un afortunado o desafortunado accidente, según se mire, entrará en su vida el conde Arlington, y a partir del momento en que se encuentren , su vida no dejara de cruzarse en numerosas ocasiones, dándoles a si la oportunidad de conocerse y darse cuenta de que se sienten atraídos  el uno por el otro, y pueden disfrutar de la compañía del otro sin los ambages de los convencionalismos , charlando y bromeando como dos buenos amigos.... 
Juliet también vive con su tío, el hermano de su madre y su tutor, y con Daniel, hijo de éste, y que oculta un anhelo respecto a Juliet que lo tiene mortificado... Encuentros y desencuentros, la ambición de la abuela de Juliet , y como la otra cara de la moneda, la generosidad de la madre de Robert, lady Arlington, que solo desea verlo casado y con un futuro familiar asegurado, así como otros personajes que aparecen a lo largo de la trama, principalmente pretendientes de Juliet que quedaran descartados en cuanto Robert tome la delantera en la carrera hacia el corazón de la dama, son los ingredientes de la receta de esta novela que, si bien tiene algunos puntos que se pueden pulir un poco mas, no te dejara indiferente.


La verdad es que no se muy bien como reseñar esta novela, y os diré porqué. Primero , he de dar las gracias a El Club de las Escritoras, y especialmente a Dulce, por confiar en mi para reseñar esta novela, escrita de manos de Claudia Cardozo, mas conocida como Aglaia Callia en el mundo literario blogger.  Todo, y cuando digo todo, es realmente todo, lo que he leído en referencia a esta novela son buenas criticas, sin ningún punto negativo reseñable, y esto , a mi modesto entender, no me parece del todo cierto, y este hecho es algo que me incomóda un poco por tener que ser yo la primera.  Y aquí tengo que puntualizar  que he intentado ser muy pulcra en mis valoraciones y mi intencion no es desanimar, al contrario, es aportar nuevos puntos de vista que ayuden a mejorar la calidad de una autora en la medida de lo posible, si tiene a bien tener en cuenta, aquello que le comento.


Lo que sí es cierto, es que es una novela recomendable de ser leída por varias razones, entre las que cabe destacar su elegante narración, escrita con sumo gusto e intentando en todo momento alcanzar el nivel literario que obviamente, y queda plasmado a lo largo y ancho de la novela, importa muchisimo  a la autora. Es obvio que Claudia piensa en todo momento, en realizar un trabajo de calidad literaria, algo que , y aquí es donde tengo que puntualizar, consigue con algunos matices... Y es que para mi, aunque la novela tiene una base excelente para ser un gran libro, le falta madurarla todavía un poco mas. Y esto se debe, a que en ocasiones, algunas expresiones o algunos puntos de la narracion no llegan a las expectativas a las que la autora pretende llegar.  

Otro punto a comentar es la trama de la historia. En si misma, la trama es muy buena, tiene fondo y perspectiva de sucesos posteriores, pero también tiene un punto a mejorar, y es que practicamente hasta la mitad del libro, casi no da chance y la narración es bastante monótona, muy descriptiva y haciendo la lectura un poco lenta. Si bien las descripciones son muy buenas , la autora describe con tanto grafismo situaciones y lugares, razones de el porque de un hecho o cualquier otra cosa, detalles de la ropa de los personajes, que casi te deja verla a través de sus letras, esto también puede llegar a cansar si se extiende demasiado. 


Un punto muy positivo a mencionar es , sin duda, la complejidad de los personajes de esta historia.  Confusos, incómodos, a veces incluso pecan de ignorantes, Claudia consigue excelentemente forjar personalidades muy acordes para su historia, aunque personalmente, a Juliet yo no la terminé de entender.... Robert , el protagonista masculino, me parece muy acertado , tanto en personalidad como en su concordancia con los cánones de la época. Esta bien perfilado y en todo momento da a entender sus razones de todo cuanto hace, algo que no ocurre con Juliet, que aunque obviamente, da claramente a entender sus intenciones desde el inicio de su relación, todo cuanto la rodea a partir de ese primer momento son dudas, dudas y mas dudas... No sabe lo que quiere y me parece que se comporta como una persona bastante oportunista y egoísta, sin dar cuenta de que , para lograr sus propósitos, tendrá que utilizar a Robert , como un mero peón.  Personalmente, me gusta mas la personalidad caballeresca de Robert , que el carácter de Juliet, que aun teniendo en cuenta todos los aspectos de su personalidad, no deja de ser una niña asustada incapaz de enfrentar la  realidad y tratar de vivirla aprovechando lo mejor de la misma... 


También tengo que felicitar a la autora por la excelente ambientacion que logra transmitir.... Es una novela de época y queda firmemente plasmada en toda su amplitud, a través de cada pagina, de cada situación, de cada lugar descrito.... Es un objetivo totalmente cumplido , a mi modo de entender. 


Otro punto que tengo que mencionar , aunque nada tiene que ver con la obra en si misma o la autora, es que existen muchos y pequeños errores de edición en el formato digital, que es como ahora mismo esta disponible esta obra.  No es algo  de una importancia trascendental, pero si mencionable en cuanto a facilitar al máximo la comprension de la lectura. 

En cuanto a la portada, tengo que decir, que me encanta. Es delicada, gracil, de un gusto exquisito, sin excesos y es por ello que merece una puntualizacion especial en esta reseña.

En general , tengo que decir, que me ha gustado leer esta novela, aunque puntualizando que , como decía, los primeros capítulos , me dieron la sensacion de ser mas largos de lo que realmente eran, debido a la lentitud de la lectura. Creo que es el aspecto mas negativo de la obra. Es mas positivo, es sin duda, el buen gusto y la elegancia con la que esta narrada y la ambientacion de epoca, que sin ninguna duda, esta muy conseguida. 


Espero no haberos decepcionado con mi reseña, tengo que añadir que he tenido muy en cuenta cada punto que me mencionado y he tratado de ser sincera, porque como escritora aficionada que soy, creo que una buena critica sin mas aporta alegría al corazón, pero una buena critica constructiva, escrita desde el respeto que me merece el trabajo de otra persona, es , con sus puntos positivos y sus puntos negativos, una herramienta que nos ayuda a mejorar como autores y que personalmente , valoro mucho.  He tardado bastante, en realizar la reseña por este motivo, además de los compromisos obvios de las fechas en que nos encontramos, he querido analizar y meditar bien cada palabra que iba a escribir, porque como os decía hace un momento, el trabajo y el esfuerzo realizado por Claudia Cardozo, aunque no tengo el gusto de conocerla personalmente, merece todo mi esfuerzo y mi respeto, y aquí si tengo que decir , que admiro mucho su trabajo, su empeño y recomendarle, si me permite, que siga trabajando , por alcanzar sus metas, por mejorar sus escritos,  para que personas como yo, tengamos el inmenso placer de leer su trabajo y con un poco de suerte, tener la oportunidad de reseñarlo. 




EL CONJURO DEL ESCRITOR. JEF VOLKJTEN. RELATO CORTO.


 "Esta historia, a diferencia de los muchos relatos cargados de fantasía  que narré en el pasado, sucedió en la vida real, y por tanto está escrita con letras de sombrías ilusiones  y trágicos desengaños capaces de engullirlo todo. Hasta  mi esperanza y mi vida. Y mi sueño de escritor.

En una de esas lluviosas noches bogotanas en las que el amor solía darme la espalda, me refugié del aguacero de recuerdos en un librito con olor a virgen que me transportó a la Barcelona de mitad de siglo XX. Cuando la magia del Cementerio De Los Libros Olvidados sucumbió ante mis párpados pesados como el plomo, pospuse la lectura y me enfundé en mantas de nostalgia y añoranza, imaginando un rostro sonriente que ya no me pertenecía, que se había marchado sin decir adiós. Fue por ello que en esa estación en mitad de la realidad y el sueño hice una parada fugaz para traer a mi memoria la imagen de un personaje antiguo que de a poco iba condenando al abandono. Pronuncié su nombre como un sortilegio para que espantara mis penas. Cuando segundos después caí dormido, ese personaje me siguió y se aferró a mi corazón oscuro y destrozado.

A la mañana siguiente, la característica resaca de quien ha bebido mucho pasado me atacó sin piedad. No obstante, una sensación de compañía y abrigo logró aplacar el malestar. Entonces la vi. Allí, muy presente en mi memoria, se encontraba el personaje que había invocado para apaciguar mi soledad. Se llamaba Clarisse, y tras un lúgubre relato en el que la describí a punto de suicidarse, la dejé  en una estantería junto a tantos otros seres  creados con mis letras e imaginación, empolvándose en un recodo de mi cerebro olvidadizo. Pero dispuesta a recuperar un papel protagónico,  Clarisse acudió en mi rescate y hallé en ella un alivio compuesto de ideas, escenas, frases y un trocito de amor verdadero, de ese que sólo se consigue en los libros.

Durante las semanas siguientes Clarisse fue mi sombra y mi sol, mi inspiración y mi alegría. De día caminaba con ella susurrándole el sinfín de cuentos en los que aparecía como heroína; de noche la abrazaba con mis citas, escribiéndola  con gracia y desenvoltura.  Pero cuando creía que ya ha había alcanzado la cumbre de mis capacidades literarias, Clarisse hizo un movimiento que le dio a mi pluma un poder insospechado y divino; el mismo poder que eventualmente me condenaría a arder en el infierno de mi propia tinta.

Una mañana de octubre apareció en mi vida una joven enigmática que jamás había visto. Con pequeños y esporádicos movimientos se acercó a mí lo suficiente como para captar mi presuntuosa atención. Más que hablar justo lo necesario, parecía callar casi todo lo que tenía por decirme, y fue precisamente eso lo que me incitó a seguirle los pasos y tratar de averiguar lo que quería. Lentamente conseguí ganar algo de su tiempo, pero las conversaciones eran tan escuetas y su presencia tan escasa que mi paciencia estalló, arrojando un torrente de intriga abrasadora. Un día, incapaz de continuar aquel jueguito exasperante, la espié con descaro y atisbé en su cara casi oculta una media sonrisa que eclipsó mis sentidos. Mis dedos temblaron y corrí  presuroso a rebuscar un lápiz como quien mendiga pan y drogas. Minutos después, mi corazón terminaba de dictar una historia como nunca antes había contado. Dominado como estaba por el encanto de esos labios sonrientes, creé una descripción sublime que los ángeles en el Vaticano habrían recitado fascinados. Cuando las palabras se hicieron públicas, duró más un suspiro mío por su hermosura que ella adivinándose a sí misma plasmada en tales párrafos. Fue entonces cuando conquisté su total y abierto interés por mi existencia.

Por espacio de 60 días me acostaba pensando en su sonrisa para luego despertar anhelando su aroma exquisito. Nos encontrábamos cada día para descubrirle al otro un trozo de nuestras vidas, perplejos ante las incesantes similitudes y  gustos en común. Llegamos a un punto en que era inimaginable pegar el ojo sin antes haberse alimentado con la presencia del otro. Y mientras eso sucedía, mis cuadernos y bolígrafos ardían jubilosos con mi imaginación.  Escribía poesía gloriosa que cautivaba a humanos desdichados ansiosos de versos sublimes. Mis relatos se convirtieron en bendiciones que aclamaban con desespero, creyendo ver en mí a su Señor cuando en verdad era mi musa la diosa responsable de tan sacras  escrituras que yo creaba sin parar.

Pero siendo esto un hecho real, la felicidad reinante era pasajera, y su fin se vería marcado por el horror. Una noche en la que divagábamos sobre autores perdidos y música enterrada, ella me asaltó con una petición que nunca me había hecho. Me pidió con tono suplicante que escribiese un cuento con ella como personaje principal. Era consciente de que en los últimos dos meses había sido mi única fuente de inspiración, pero esta vez quería algo especial que gritase en cada página y renglón su nombre, su vida, su esencia.  Sobra decir que acepté dichoso;  trabajé en ello con un esmero y pasión desconocidos.  Como Dalí pintando sus excéntricos cuadros, yo me rendí ante las páginas de mi cuaderno para dar pinceladas con palabras que formasen el intrincado rompecabezas que ella suponía. La narré y conté con belleza abrumadora, desnudando hasta el más íntimo detalle de su encanto. Embriagado como estaba por su perfección, tejí con soltura y sencillez todos los hilos que hilvanaban los cimientos mismos de su alma. Todos menos uno.

Mi vida cobró sentido, si no lo había hecho ya cuando la conocí, el día en que le entregué el escrito requerido. Una expresión de embeleso puro tras leerlo y las posteriores palabras de agradecimiento se colaron hondo en mí, grabándose a fuego en mi memoria. No reparé en la pizca de agonía y decepción que asomó en sus ojos al momento de decir adiós. Cuando horas después me acosté dispuesto a entregarme a un sueño placentero, me dije emocionado que todo aquello no era más que el comienzo de una nueva vida  en la que el futuro se antojaba brillante y prometedor. Qué irónico pensar así la noche antes de la catástrofe.

Al despertar, lo primero que hice fue buscarla donde siempre solía estar. Tras no encontrarla, decidí dar un paseo y de paso revisar en otro lugar. Nada. Conforme pasaron las horas, mi inquietud fue en aumento y ese don maldito que tenemos para detectar cuando algo malo pasa se instaló en mi pecho y estremeció mi espíritu. Cuando ya estaba al borde de la locura, un golpe frío y brutal derrumbó mi alma a causa de lo que encontré. O más bien, lo que no encontré.  Todo lo que me relacionaba con ella de uno u otro modo se había desvanecido. Los indicios de nuestra relación se habían esfumado, desaparecido como si nunca hubiesen existido. Cualquier rastro que llevase hasta ella o al menos diese cuenta de su existencia fue borrado con pulcritud de la faz de la tierra, dejando tan solo a un remedo de escritor desolado con un puñado de recuerdos evaporándose. Me sentí despertando de un sueño para ingresar a una pesadilla en la que la monstruosa ausencia de ella retumbaba perversa.

Aún presa de la incredulidad y el estupor, hallé en mi cuaderno lo que parecía ser la única prueba de su existencia, el  borrador de la historia que 24 horas antes le había entregado a ella. Y entonces, conforme lo fui leyendo para aferrarme a su imagen, un horror indescriptible se apoderó de mí y  la súbita comprensión me azotó con furia letal. Mis propias palabras se revelaron, abriéndome los ojos para que contemplase el verdadero rostro de la mujer dueña de mis escritos. Esa joven que había alterado mi realidad era la propia Clarisse. Ella, en su afán por no caer en el olvido de mis otros personajes, cruzó una puerta prohibida que la alejó de su mundo de papel y la trajo junto a mí, su creador de carne y hueso. Yo pronuncié el conjuro que paulatinamente le dio la oportunidad de visitarme, sin saber que el precio por ello era la absoluta ignorancia sobre  su genuina identidad.  Limitada por las reglas de un destino malvado, ella tenía un tiempo limitado y no podía revelar quién era, aunque intentó hasta el último momento conducirme a la verdad. Pero yo, cegado e ingenuo, no fui capaz de atar los hilos invisibles que pendían sobre nosotros. La miré sin verla, la escribí sin reconocerla en el escrito que me había pedido. Y eso nos castigó por la eternidad. Su hora se cumplió: partió a su cárcel de tinta y páginas perdidas en mi alma mientras yo pasé de  escritor  a simple títere en la tragedia de un amor imposible.

Su muerte o la mía habrían sido una bendición, pero en este libro llamado Realidad la suerte es un tabú jamás escrito.  Yo quedé suelto en un mundo grisáceo poblado de tormentosas páginas blancas en las que era incapaz de plasmar una sola letra. Clarisse se vio prisionera para siempre en el relato que una vez la vio nacer. Nunca pude volver a retratarla ni en el más pequeño de los cuentos; su figura dolorosamente presente en mis recuerdos me fue esquiva. El borrador de la historia que le entregué el día antes de su desaparición lo quemé tiempo después. Viento y tiempo se llevaron las cenizas de las últimas palabras que escribí en mi vida. Junto a ellas se marcharon mi sueño asesinado y el único susurro que acerté a soltar, la  frase que una noche de lluvia y aflicción sentenció mi ruina: el conjuro del escritor."

Jef Volkjten

12 MESES, 12 LIBROS, EL RETO DE LOS LIBROS PENDIENTES.




Creo que el titulo de la entrada habla por si mismo.. No? Pues desde el blog Books & Co. nos llega este nuevo reto , que a su vez le llega de otro blog , y que me ha parecido superinteresante, mas que nada, porque me dará la excusa perfecta , para leer aquellos libros que siguen en mi lista de pendientes y que nunca encuentro el momento oportuno para leer. Y como dicha lista es, como no, inmensamente larga, pues creo que podre cumplir sin problemas el reto 12 meses, 12 libros...... 
Las bases del reto son sencillas de seguir y se definen así:
Es aquel que lleva en la estantería un año o más, no sirven las últimas obras en llegar y que solo estén en nuestra estantería unos meses, porque de lo que se trata es de dar salida a esos libros que compramos, nos regalaron, intercambiamos... y que al final se han quedado en un rincón, y los que dicho de paso les seguimos teniendo unas ganas tremendas pero no encontramos el hueco para leerlos. 

Pinchando en el banner podéis ver las bases completas en el blog de tinta en vena.
Según como  vaya avanzando en el reto, iré colgando los enlaces a las reseñas de aquellos libros que vaya leyendo , en esta misma entrada, en la lista de enlaces que dejare para tal fin:

1-
2-
3-
4-
5-
6-
7-
8-
9-
10-
11-
12-

Animaos a participar!!  Es un reto muy sencillo y podemos compartir impresiones sobre aquellos libros que hemos ido leyendo a lo largo del reto!


ALGUNAS NOVEDADES INTERESANTES PARA EL COMIENZO DEL AÑO!!



Fecha de lanzamiento: 10 de Enero de 2013 
Autor: Virginia Pérez de la Puente 
Editorial: Minotauro

Argumento: En un reino al borde de la guerra los destinos de un futuro rey y un esclavo que no se conocen parecen estar irremediablemente unidos.

El príncipe heredero de Novana, Danekal, intenta averiguar quién está detrás del atentado que casi le cuesta la vida a su padre en vísperas de la firma de un tratado con la reina de un país vecino. 

Al mismo tiempo deberá lidiar con los nobles que esperan la muerte del rey Tearate para hacerse con la corona, una horda invasora y sus propios fantasmas interiores. 

Ajeno a ello, Kal, un hombre esclavizado por su capacidad para encauzar una antigua magia llamada Shah, pugna por liberarse de las cadenas que lo someten a la mujer que obtiene de él su poder: su Melliza. 

Pese a sus enormes diferencias, el futuro rey y el esclavo descubrirán que existe entre ellos una unión, y que es mucho más profunda de lo que ambos suponen.





Fecha de lanzamiento: Febrero de 2013
Autor: Laurence O'Bryan
Editorial: La Factoría de Ideas
Avance editorial: Leer primeras páginas de El Rompecabezas de Estambul

Argumento: Alek Zegliwski, compañero y amigo de Sean Ryan, ha sido salvajemente decapitado. Han encontrado su cuerpo cerca de la antigua basílica de Hagia Sofía, en Estambul.

Cuando Sean llega a la ciudad para identificar el cuerpo, le entregan un sobre con fotografías pertenecientes a la investigación de Alek. Nada más salir de la morgue, se salva por los pelos de morir tiroteado… y empieza a sospechar que se ha metido en algo más peligroso de lo que imaginaba.

Ayudado por la diplomática británica Isabel Sharp, Sean empieza a desentrañar el misterio del trabajo de Alek a la vez que prosigue sus pesquisas para atrapar al asesino. 

Sobre el autor: Laurence O'Bryan nació en Dublín. Estudió Literatura Inglesa, Historia, Empresariales en Irlanda e Informática en la Universidad de Óxford. Para costearse su formación en Inglaterra, combinó estudio y trabajo durante años.

La primera vez que un escrito suyo vio la luz fue cuando tenía diez años, en el periódico escolar; era un relato corto sobre extraterrestres. Treinta y cinco años después, tras formarse en escritura literaria, la editorial Harper Collins le ofreció un contrato para tres novelas. La primera, El rompecabezas de Estambul, ganó el premio Outstanding Novel de la Conferencia de Escritores del Sur de California en 2007. O’Bryan acaba de publicar su segunda obra, El rompecabezas de Jerusalén.




Fecha de lanzamiento: 21 de Enero de 2013
Autora: Megan Maxwell
EditorialVersátil

Argumento: Rebeca ha vivido una vida solitaria desde que sufrió un último desengaño. La irrupción de Pizza, una encantadora perrita que se encuentra sola y abandonada, dará un giro a su vida inesperado. Pizza, una cazadora de piel y una niña encantadora, se encargarán de que el destino de Rebeca cambie radicalmente. Cuando conozca al sexy y archiconocido piloto de moto GP Paul Stone perderá el miedo a vivir que le impedía tomar las riendas de su vida.




Fecha de lanzamiento: 10 de Enero de 2013
Autor: Sylvain Reynard
Editorial: Esencia

Argumento: El misterioso y atractivo profesor Gabriel Emerson, reconocido especialista en Dante, es un hombre torturado por su pasado y orgulloso del prestigio que ha conseguido, aunque también es consciente de que es un imán para el pecado y, especialmente, para la lujuria. 

Cuando la virtuosa Julia Mitchell se matricula en el máster que Gabriel imparte en la Universidad de Toronto, la vida de éste cambia irrevocablemente. La relación que mantiene con su nueva alumna lo obligará a enfrentarse a sus demonios personales y lo conducirá a una fascinante exploración del sexo, el amor y la redención. 




Fecha de lanzamiento: Enero de 2013
Autora: Donna Grant
Editorial: La Factoría de Ideas 
Avance editorial: Leer primeras páginas de Highlander. El amuleto secreto 

Argumento: Galen viaja al territorio de los druidas para buscar una eficaz y antiquísima reliquia que acabará con los enemigos del castillo MacLeod. Y lo que descubre es mucho más potente... y peligroso: una joven druida cuya belleza es tan fascinante como poderosa es su magia.

Reaghan es la mujer más cautivadora que Galen haya conocido, y la más enigmática. Ella es la única inmune a la facultad que le permite leer la mente de los demás. Y él es el único que la hace sentirse a salvo. Pero Reaghan oculta un poder secreto que puede destruirlos. Y si Galen quiere amar a esa deliciosa mujer cada noche, debe vencer a la oscuridad que la amenaza un poco más cada día.

Sobre la autora: Donna Grant nació y creció en Texas, donde reside con su marido y sus dos hijos, pero le encanta viajar. Sus aventuras la han llevado hasta Jamaica, México y Escocia.

A pesar de que su mayor deseo habría sido convertirse en bailarina profesional de ballet a las órdenes de Mijaíl Baryshnikov, su pasión por el género romántico y la multitud de historias encerradas en su cabeza la incitaron a sentarse a escribir y a publicar su primera novela en 2006. A partir de ese momento, no hubo vuelta atrás. Desde entonces ha escrito más de una veintena de novelas con las que ha conseguido el aplauso tanto del público como de la crítica. El amuleto secreto, que forma parte de la serie ‘La espada negra’, es la quinta novela de Donna Grant que se publica en España.

Fuente: www.nuevolibro.net


LOVEBOOK. SIMONA SPARACO.







Libro: Lovebook
Autor: Simona Sparaco
Editorial: Suma de Letras
Género: romance adulto, drama
Año de publicación: Enero 2010
Edición: Rústica con solapa
Páginas: 276


Solidea tiene ocho años cuando a la salida del colegio se encuentra con Edoardo. Ella sólo es una niña mientras que Edoardo es un adolescente. La diferencia de edad entre ellos es una barrera que no se puede romper. Pero quince años más tarde, después de una desastrosa relación sentimental, Solidea vuelve a pensar en Edoardo, y ahora sólo hace falta teclear su nombre en el teclado del ordenador para volver a encontrarlo en Facebook. Empieza así una romántica aventura, una historia contada a dos voces, llena de golpes de escena e imprevistos.


Fuente: www.lecturalia.com



OPINION PERSONAL:



A decir verdad, este libro lo tenia en mi lista de pendientes.... buffff, no sé ni el tiempo.... Pero, no se porque , por unos motivos u otros, no había encontrado el momento de echarle el guante.... La verdad, es que tampoco me daba palpito, no se inspiraba demasiada confianza... Y tengo que admitir, que me equivoque de cabo a rabo... como dicen en mi tierra.....Lovebook, es una novela de tinte adulto joven , escrita con una narración directa, sin ambages, con soltura y sin florituras innecesarias.  La historia fluye sin apenas darte cuenta llevándote al final como quien dice en un suspiro y no resulta ni pesada ni demasiado banal. Es fresca y divertida y si a eso le sumamos el hecho de que este basada en una red social como Facebook, que esta tan presente en nuestra vida y que  hace  de esta red social un instrumento para el amor, un Cupido moderno, pues tenemos la operación perfecta para pasar un rato genial de divertida lectura.... La trama esta escrita a dos voces, dos voces tan distintas como lo pueden ser un hombre y una mujer.... Solidea , con su encanto, su carácter soñador y emocional, narra su dia a día desde su punto de vista del mundo, contando sus interacciones con su familia y su peculiar manera de ver las cosas, el apego por sus tradiciones  o la falta de él,  y su modo matriarcal de vivir en el núcleo de una familia bienavenida aunque con sus mas  y sus menos, como todas las familias. Eduardo, mas adulto, mas maduro aunque incapaz de sentar la cabeza con una mujer que automaticamente se convierta en un clon de su madre, es un empresario muy profesional, acostumbrado a los encuentros sociales, a moverse en otros círculos de mas alto postín que a los que Solidea acostumbra a moverse, y que tiene que lidiar con el alejamiento de sus padres y lo que ello conlleva para él,  tanto a nivel personal , como para el buen funcionamiento de la empresa familiar, de la que ahora es el cabeza visible y sobre cuyos hombros descansa todo el peso de la misma. Sabe que no puede contar con el apoyo de nadie mas que de si mismo  y eso lo hace eficiente, calculador, y trabajador nato. 
La historia empieza con la rotura de la relación que Solidea ha mantenido durante nueve años con Matteo , que la ha abandonado por otra y cuya tienda queda enfrente de la librería - papeleria que tienen Solidea y su familia desde hace generaciones. Tras esto, la alocada prima de Solidea y su hermana menor , la introducen en el mundo de la red social, abriendo un perfil para Sole y empezando con ello , lo que sera el inicio de una romántica aventura de regreso al amor de infancia.  Por otro lado, Edoardo, que esta finalizando una relación que no lleva a ninguna parte, entre casuales conversaciones y encuentros, empieza a recordar cierta niña con trenzas y pompones, de grandes ojos verdes y que lo miraba con tanta admiración como no ha podido ver jamas en ninguna otra mirada dirigida a el.... Tras un cómico malentendido fomentado por una caricatura en el perfil de Edoardo, finalmente se encontraran a través de las palabras escritas en el chat, de conversaciones susurradas pensando en lo que pudo ser y no fue por la diferencia de edad en aquel momento, y poco a poco surgirán la complicidad y las confidencias, abriendo la puerta de ambos a la memoria infantil, en la que los recuerdos resurgen con fuerza cobrando impulso según avanza la relación virtual que emprenden los protagonistas. El final es previsible, pero es una novela cautivadora, absorbente, que te arrastra desde el primer minuto en que empiezas a leer.... La manera de ser de Solidea es un punto fuerte y  su visión de las cosas , su manera de ver el mundo, de pensar en su futuro, de replantearse su vida, la pasión que imprime a aquellas cosas que le gustan, te atrapa desde el primer párrafo . Es una mujer fascinante, a la vez moderna en sus planteamientos , pero con tintes de otra época, que  a sus veinticinco años no sabe manejarse en internet y mucho menos en facebook, y la autora logra que llegue al lector hasta hacerte comprender su punto de vista de la vida. Los personajes secundarios enriquecen la novela de una manera muy divertida y amena, le dan frescura  y un toque personal a la historia de los protagonistas que a su vez se entrenarra con las historias paralelas de algunos de los personajes secundarios, a veces mirando al pasado como en el caso de la abuela de Solidea, o mirando a futuro , como en el caso de su alocada prima y el amigo de Edoardo , Andreas, que acaba enredado con ésta, sin saber que se trata de la prima de la mujer que le quita el sueño a su mejor amigo. Puedo añadir que me arrepiento de no haberle dado una oportunidad antes de ahora, porque aunque mis palpitos no suelen fallarme, en esta ocasión, si lo han hecho. Es una historia encantadora, llena de altibajos y giros en la historia, de reencuentros, y de otras cosas de deberás descubrir tu mismo, si quieres saber cuales son. Una novela para reír y para disfrutar, totalmente recomendada, sin ninguna duda.







 
Mi Lugar Blog Design by Ipietoon