ABU SIMBEL, UNA MARAVILLA ARQUITECTONICA DEL ANTIGUO EGIPTO.





Abu Simbel es uno de los monumentos más conocidos de Egipto y, por ende, del planeta. Se trata de una auténtica obra de ingeniería muy bien conservada que dislumbra por la espectacularidad de sus  esculturas enormes, la calidad de las inscripciones de su interior y la habilidad increíble que permitía, en aquellos tiempos, controlar la entrada de la luz solar en determinadas fechas para que iluminara ciertas partes (la triada) en una cámara donde se dejaba a oscuras al dios de las tinieblas.




Fue construido a orden del prolífico Ramsés II para conmemorar su victoria en la  batalla de Kadesh (ca. 1274 a.C)
Está dedicado al culto del propio Ramses, al igual que tantos otros dispersos por todo el país. Su construcción se inició aproximadamente en el 1280 a.c. y duró unos 20 años, aprovechando una colina de gres ubicada en un recodo del Nilo al sur de  Tebas.
Abu Simbel significa "montaña pura", y está situado al margen izquierdo del Nilo, al sur del país, a unos 300 kilómetros de Aswan.
El complejo está compuesto por dos templos. El mayor de ellos está flanqueado por dos grandes estatuas de Ramses II y está dedicado a Ra, Ptha y Amón. 

Su fachada tiene 33 metros de altura y cada una de las estatuas de Ramses miden 20 metros y están esculpidas sobre la roca original.
También están representados varios miembros de la familia real, aunque de menor tamaño. La parte interior está compuesta por varias salas que disminuyen de tamaño conforme se acercan al santuario.
Está decorado con numerosas estatuas de los dioses a los que está dedicado, así como con pinturas que reflejan las diversas batallas ganadas por el Faraón.

Está construido de forma que durante los días 22 de Febrero y 22 de Octubre, los rayos del sol se adentran dentro del templo y alumbran con un halo las caras de los grandes dioses Amón, Ra, y Ramsés. La cara del dios Ptah no se ilumina nunca al ser considerado el dios de la oscuridad.
Encima de la entrada aparece la figura del dios solar, que además es adorado por Ramsés en unos relieves laterales, con lo que además de poner de manifiesto el nombre que adoptó al subir al trono, User- Maat- Re, resalta o enfatiza el carácter solar del templo.

En la primera sala del templo se pueden observar ocho estatuas de Ramsés elevado a la categoría de dios, tomando la forma de Osiris. Estas estatuas están adosadas a las columnas. En las paredes se pueden ver grabados que representan escenas de las victorias egipcias en Libia, Siria y Nubia.


En la pared del antepatio existen dos inscripciones de gran valor documental : la primera es la Estela del Casamiento, esculpida en la roca arenisca, en el sector meridional de la plataforma. Se relata en ella la boda de Ramsés con la hija del rey de los hititas. La segunda inscripción es una copia del famoso poema de Pentaur donde se narra la Batalla de Kadesh.


El  segundo, algo menor, está dedicado a la diosa Hathor, personificada por la esposa favorita del Faraón, Nefertari.
Está situado al norte del mayor. Está también excavado en la roca.
La fachada está decorada con seis estatuas, cuatro de Ramsés II y dos de Nefertari. Las seis son de igual tamaño, algo poco corriente ya que las estatuas que representaban al faraón solían ser de mayor tamaño. La entrada conduce a una sala con seis columnas centrales, esculpidas con capiteles decorados con la cabeza de la diosa Hathor.
Abu Simbel  fue declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad  en 1979.

Comentario:
Soy una fanática de todo lo relacionado con el Egipto Antiguo. Siempre digo que  no tengo que hacerme mayor sin visitar Egipto. Se que es un destino conocido y muy explotado turisticamente hablando, pero es tal   la impresión que me causa que no puedo evitar admirarlo y sentirme intrigada por la civilizacion egipcia. Soy una fanática de la egiptología, desde que era relativamente pequeña, siempre llamaron mi atención aquellos grandiosos monumentos egipcios de miles de años de antigüedad, que yo miraba con mis ojos infantiles y veía con un halo de misterio que me cautivaba. No puedo evitarlo, soy una arqueologa y egiptóloga frustrada, pero  si me pongo a pensar, creo que no tendría suficiente con cuatro vidas para hacer todo aquello que me hubiera gustado ser. Así que, tendré que conformarme con visitarlo , si alguna vez me es posible, que ojala asi sea.  
Abu Simbel es un lugar mágico, grandioso, espectacular y magnifico , producto de una civilizacion igualmente grandiosa y magnifica, que dejo para nosotros todas estas maravillas arquitectónicas  para que tuvieramos la posibilidad de admirarlas e imaginarlas en su grandioso esplendor de tiempos perdidos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se alimenta de tus comentarios. Siéntete libre de expresar tus opiniones , pero siempre desde el respeto y la tolerancia. Cualquier comentario fuera de lugar o sin sentido no será publicado. Adelante! Comenta y comparte!

 
Mi Lugar Blog Design by Ipietoon